Las 8 necesidades básicas del gato: 1. alimentación

Las necesidades básicas de nuestros gatos domésticos no se diferencian mucho de las necesidades que tienen los gatos en estado salvaje, salvo por una cosa: nosotros y las normas impuestas en nuestros hogares, muchas veces incompatibles con las necesidades del gato.

 

Podemos identificar 8 necesidades básicas en un gato sano, y muchos problemas de adaptación y de conducta se deben a la imposibilidad de satisfacer correctamente dichas necesidades. Esta insatisfacción los puede llevar a un estado de ansiedad patológica que repercute directamente en su conducta, y muchas veces también en su salud. La mayoría de los problemas de comportamiento en nuestros gatos, descartando problemas físicos de fondo, son causados por nosotros y nuestra falta de conocimiento de estas necesidades.

Las 8 necesidades básicas de un gato son:

El gato es un animal estrictamente carnívoro y ciertos nutrientes básicos e indispensables para su salud los obtiene directamente de la carne. Existen diversos tipos de alimentos que cumplen con estas necesidades. Podemos optar por alimentos balanceados, ya sean húmedos o secos, o por un alimentos naturales preparados por nosotros. De elegir esta última opción, deberemos asesorarnos muy bien con un médico veterinario nutricionista quién nos diseñará una dieta equilibrada para nuestro gato teniendo en cuenta sus necesidades nutricionales básicas y también sus necesidades especiales, por ejemplo, si nuestro gato estuviera padeciendo alguna enfermedad que necesitara de una dieta especial.

 

¿por qué los gatos deben comer carne?
 

Según la revista Nature: Los investigadores descubrieron que los carnívoros ya no cuentan con una serie de genes que intervienen en la digestión de carbohidratos. Además, entre especies comparten cambios de genes que intervienen en la fuerza muscular y agilidad necesaria en sus capacidades como cazadores.

 

Un carnívoro obligado (o carnívoro verdadero) es un animal que debe consumir carne para poder crecer sanamente (Syufy 2008). Pueden consumir otros alimentos, como frutas, miel, granos, entre otros, pero la carne debe permanecer en su alimentación. Los carnívoros verdaderos no cuentan con la fisiología necesaria para digerir eficientemente los vegetales, de hecho, algunos mamíferos carnívoros consumen vegetación como emético. El gato doméstico es un ejemplo idóneo de un carnívoro obligado, así como lo son todos los demás felinos (Pierson 2008).

Los gatos deben consumir carne animal y órganos para contar con sus necesidades nutricionales, las proteínas de plantas (granos y vegetales) no las sustituyen. Los gatitos carecen de las enzimas necesarias para aprovechar las proteínas de plantas de manera tan eficiente como las proteínas animales. Las proteínas derivadas del tejido animal contienen un perfil aminoácido completo. Los aminoácidos son las bases de las proteínas. Las proteínas a base de plantas no contienen todos los aminoácidos esenciales para la salud de un carnívoro obligado. Los humanos, que son omnívoros, tienen la capacidad fisiológica de transformar las proteínas de plantas en lo necesario para completar un perfil aminoácido. Hasta un cierto punto muy limitado, los perros también pueden hacerlo, pero el cuerpo de un gato indudablemente no está preparado para ello.

Cuando otras especies reciben una alimentación baja en proteínas, sus cuerpos se adaptan para conservar aminoácidos y controlar su carencia. Pero el cuerpo de un gato debe continuar utilizando proteína incluso cuando no esté en su alimentación, razón por la cual la malnutrición de proteína es común en gatitos enfermos, lesionados y anoréxicos.

Además de su necesidad de proteína, los gatos también requieren una cantidad más elevada de ciertos aminoácidos que se encuentran naturalmente en el tejido animal. 
Uno de los aminoácidos que las plantas no tienen es la taurina, la cual se encuentra en el músculo de la carne animal, en especial en el corazón e hígado. La deficiencia de taurina provoca graves problemas de salud en gatos, como enfermedad cardiovascular y ceguera.

Según Healthy Pets:  Los felinos tienen una necesidad especial de vitamina A, la cual solamente está disponible de manera natural en el tejido animal. Carecen de las enzimas intestinales necesarias para transformar el betacaroteno de las plantas en la forma activa de la vitamina A, que es esencial para la visión, crecimiento muscular y óseo, reproducción y salud del tejido epitelial.

 

Los gatos también necesitan 5 veces más tiamina (vitamina B1) en su alimentación que los perros. La deficiencia de tiamina puede provocar pelaje con mala calidad, pérdida de apetito, una postura encorvada, problemas neurológicos como convulsiones e incluso la muerte.

 

Debido a que la vitamina B1 no es estable en los alimentos comerciales para mascotas y sus niveles disminuyen entre más tiempo se guarde el alimento (la investigación del formulador de alimentos para mascotas, Steve Brown, comenta que esta desaparece después de 3 meses), muchos gatos podrían tener deficiencia de tiamina a menos que consuman alimentos frescos y reales o reciban algún suplemento. El problema es que la mayoría de las vitaminas B provienen de China.

Los gatos deben consumir vitamina D en su alimentación ya que no pueden sintetizarla por medio de la piel. Los tejidos grasos y del hígado de sus presas animales son ricos en vitamina D. Los gatitos también deben obtener ácido araquidónico a través de su alimentación, un ácido graso omega-6.

Otra característica distintiva biológica de los gatos es su necesidad de obtener la mayor cantidad de líquidos por medio de los alimentos que consumen, ya que no reaccionan de la misma manera que otros animales en cuanto a la sed o deshidratación. Contrario a los perros, quienes beben frecuentemente de sus tazones de agua, los gatos que llevan una alimentación seca no sienten la necesidad de buscar otra fuente de agua para compensar lo que su cuerpo necesita con lo que obtienen de su alimentación. Esto provoca deshidratación crónica leve, un trastorno que finalmente da como resultado una enfermedad, especialmente en el tracto urinario inferior y en los riñones.

Es fundamental entonces que la dieta natural que le demos a nuestros gatos sea diseñada por un médico veterinario nutricionista, que además conozca muy bien las necesidades nutricionales específicas de un felino.

 

Los alimentos balanceados PREMIUM -¡NO los que se venden en supermercados!- ya seas húmedos o secos, constituyen una excelente manera de mantener a nuestros gatos saludables, si no contamos con el tiempo para prepararle comida natural. En su composición, podemos encontrar todos los nutrientes que el gato necesita. Existen alimentos para cada etapa de la vida del gato, y alimentos especificados para patologías que necesiten de una dieta especial. La ventaja del alimento balanceado húmedo es su mayor contenido de agua, que, como vimos anteriormente, es muy beneficioso para el gato que de por sí no suele beber demasiado líquido. La ventaja del alimento balanceado seco, es que podemos dejarlo en el plato más tiempo y no se echará a perder tan rápidamente.

 

Sería recomendable destinar una zona de nuestra casa para la alimentación de los gatos, normalmente el lavadero o la cocina, dejándoles su plato -o platos- de comida, y su fuente de agua siempre llenos, ya que ellos saben muy bien cómo administrar sus raciones. El plato y la fuente de agua podemos separarlos un par de metros entre sí, ya que el hecho de tener que desplazarse para beber, aunque sean solo unos metros, estimula la sed en el gato. Si optamos por un alimento húmedo, deberemos cambiarlo todos los días para evitar que se pudra en el plato al dejarlo mucho tiempo. El alimento balanceado seco dura mucho más en el plato, y podremos complementarlo con algún alimento húmedo de vez en cuando. Este tipo de alimento es ideal para dejarlo a la intemperie en el caso de que tengamos que alimentar a gatos ferales o semi-ferales que se encuentren fuera de nuestra casa. El agua es muy importante en la hidratación del gato, y como vimos, no suelen ser grandes bebedores. Es por ello que para estimular su sed, el agua debería ser siempre fresca, ya que los gatos son muy sensibles al agua estancada. Si utilizamos fuentes de agua comunes, sería recomendable entonces cambiarla por lo menos dos veces al día.

Algunas consideraciones importantes en materia de alimento

El atún en lata, el paté o las golosinas para gatos pueden ser premios ocasionales pero nunca un sustituto del alimento balanceado. Existen incluso alimentos que son muy tóxicos para nuestros gatos:

Existen formas de estimular a nuestros gatos a alimentarse y a beber manteniendo ágil su cuerpo y su mente. Podemos utilizar por ejemplo los dispenser de comida especiales, los cuales obligan al gato a manipularlos de diversas formas para poder obtener su alimento. También podemos estimular su sed utilizando las fuentes eléctricas de agua. Estas fuentes mantienen el agua circulando continuamente, avitando la sensación de agua estancada que el gato rechaza instintivamente en la naturaleza por riesgo a intoxicarse.

Otro problema común, sobre todo en gatos de interior con falta de actividad física es el sobrepeso, muy perjudicial para su salud. El peso ideal de un gato adulto dependerá de su contextura, no obstante, podemos decir que oscila entre los 4 y 5 kg para un gato mediano, y unos 7 kg para un gato muy grande. Más allá del peso, podemos realizar una simple prueba que nos podría dar una idea de cómo viene nuestro gato en materia de peso: Las costillas de un gato en su peso ideal no deben poder ser visibles, pero sí palpables. Si nosotros no podemos distinguir las costillas con nuestras manos es porque estamos en presencia de un gato con sobrepeso. Visto de arriba, la cintura de un gato en su peso ideal debe poder ser fácilmente distinguible de su torso. De no ser así, sería  hora de realizar una visita con nuestro veterinario de confianza para consultarle sobre este problema.