el bufido del gato

El bufido es una señal de advertencia que consiste en un resoplido de aire que utilizan ciertos animales para demostrar su enfado, y de ese modo evitar un enfrentamiento. Los gatos bufan cuando se ven amenazados por otros gatos, o por cualquier otro animal. También nos pueden bufar a nosotros cuando estamos invadiendo su privacidad y su espacio personal. Por ejemplo, mi gato más grande Sr. Garras me bufa cuando lo alzo, ya que no le gusta ese tipo de manipulación. También es común que los gatos le bufen a un nuevo integrante de la familia peluda durante un cierto tiempo, hasta acostumbrarse a su olor y su presencia.

El bufido constituye una advertencia, la cual puede o no ser tenida en cuenta por el otro animal. Si un gato, por ejemplo, se siente amenazado por otro gato que no conoce y le bufa para advertirle que está invadiendo su espacio personal, y este gato desoye dicha advertencia, podría terminar en una agresión por parte del primero. Pero el bufido entre gatos de la misma familia puede darse también para advertirse ciertas intromisiones. Este tipo de advertencias rara vez terminan en peleas, y debemos confiar y dejar que los gatos se entiendan entre ellos sin intervenciones nuestras.

Podría creerse que el gato, al bufar, estaría mostrando sus afilados caninos como señal intimidatoria hacia otro animal. Lo cierto es que cuando uno estudia videos de enfrentamientos entre dos gatos, los cuales terminan en verdaderas luchas sangrientas, en pocos casos se dan estos bufidos característicos. Según el experto en zoología y comportamiento animal, Dr. Desmond Morris, el bufido del gato pudo haber evolucionado de tal forma que imitara el bufido que hacen ciertas serpientes para espantar a sus enemigos. Existe entre los animales un temor ancestral a las serpientes, en especial en ciertas zonas donde las mismas son muy peligrosas, como es el caso de los ancestros de nuestros gatos domésticos. Se cree incluso que el patrón de dibujo que tiene el manto de algunos gatos salvajes, y la forma en que estos descansan enroscados reforzarían dicha teoría ya que el parecido con una serpiente enroscada resulta más que interesante.

¿cómo deberíamos actuar frente a un gato que nos está bufando?

Con respeto. Si el gato nos está bufando es porque seguramente estamos invadiendo su espacio personal, y no tenemos por qué hacerlo.

 

Si nuestro gato nos bufa porque estamos invadiendo su espacio personal, pero no nos queda otro remedio que hacerlo. Por ejemplo si debemos sostenerlo para aplicarle una inyección, administrarle algún medicamento, o bien alzarlo para transportarlo. Debemos hacerlo con paciencia y ganando su confianza mediante caricias, juegos y golosinas para gato. Nosotros conocemos a nuestro gato mejor que nadie, y sabemos que es lo que más le gusta. En mi casa tengo cuatro gatos. Como los conozco muy bien y sé que a Sr. Garras no le gusta que lo alcen, cuando necesito hacerlo lo soborno con lo que se que lo vuelve loco: el atún desmenuzado en lata. Con 7kg de puro músculo, y un nombre que le hace justicia, no tuve más remedio que encontrarle la vuelta, pero jamás mediante la fuerza o el castigo físico.

Puede pasar que tras una larga sesión de caricias y juegos de manos, el gato nos bufe. Es evidente que si esto pasa es porque no supimos interpretar las señales corporales que nos estaba avisando que paremos las caricias. En el video que muestro a continuación se puede ver a un gato bufándole a su humana, debido a que ésta lo estaba molestando e invadiendo su espacio personal.

Si el gato nos bufa porque no nos conoce y nos teme -Me ha pasado miles de veces al acercarme a gatos ferales- debemos hacerlo con paciencia, amor y respeto, y aseguro que puedo dar muchos ejemplos de ello. Gatos súper temerosos y agresivos que terminaron comiendo de mi mano. Hay que tener paciencia y saber interpretar bien las señales corporales que nos muestran para no abusar de su confianza.

El siguiente video muestra dos clips en donde podemos comparar el parecido que tiene el bufido de un gato al bufido de una serpiente, en este caso, una boa constrictor.

Estos clips fueron bajados de internet y son propiedad de sus respectivos autores. Yo los edité para acortarlos con ©Adobe Premier Pro.