¿por qué mi gato castañea los dientes?

Luego de un día arduo de trabajo, decidimos sentarnos un rato en nuestro sillón a leer un libro. Nuestro gato se acerca y se sube a nuestro regazo. Comienza a entrecerrar sus ojos lentamente para descansar mientras ronronea plácidamente, cuando de repente algo que pasa volando cerca de la ventana le llama poderosamente la atención. Levanta su cabeza atento a lo que ocurre detrás del cristal, sus pupilas se cierran debido a la luz que entra desde el exterior y apunta sus orejas hacia allí. Se levanta y con pasos sigilosos se dirige hacia la ventana. Nosotros nada podemos percibir con nuestros sentidos oscos y burdos, pero nuestro gato sí. Se acerca al cristal y comienza a maullar y a mover enérgicamente su cola. De repente comienza a manifestar un comportamiento nos llama la atención: Mientras nuestro gato observa lo que pasa detrás del cristal, comienza a castañear sus dientes. ¿Qué significado tiene esa conducta?

practicando la mordida fatal

Este extraño comportamiento tiene sus raíces en el instinto cazador que tienen todos los gatos salvajes, incluyendo a nuestros peludos domésticos. Como sabemos, el gato es cazador de presas pequeñas tales como aves y roedores. Además es un cazador solitario, y no depende de una manada para poder cazar y cuidarse como ocurre con los animales gregarios como los lobos o los leones.

 

Cualquier herida que pudiera llegar sufrir un gato en el intento de matar a su presa, normalmente roedores y aves, lo dejaría con heridas potencialmente peligrosas que podrían infectarse rápidamente y con una merma importante de sus habilidades. Y en la naturaleza, un gato herido es un gato muerto.

 

El afilado pico de un ave o los poderosos incisivos de un roedor pueden llegar a causar heridas muy serias en un gato, y es por ello que su mordida debe ser certera, rápida y mortal. De esta forma minimiza los riesgos de sufrir serias lastimaduras por parte de su presa, y además disminuyen las posibilidades de escape.

El gato ha desarrollado una técnica de mordida muy certera y rápidamente mortal. Mediante ciertos movimientos de su mandíbula, y gracias a sus vibrisas, logra ubicar la nuca de su presa para insertar sus afilados caninos entre las vértebras, cercenando su espina dorsal y matándola instantáneamente.

Se sabe que el castañeo de dientes que efectúa nuestro gato al mirar a su presa a través del cristal de la ventana se debe al instinto salvaje que aparece en nuestro felino al imaginar dicha presa entre sus fauces. El castañeo de dientes no es otra cosa que una conducta refleja de la técnica de mordida que efectúa el gato en sus presas, pero en este caso sin ella.

Estos clips fueron bajados de internet y son propiedad de sus respectivos autores. Yo los edité para acortarlos con ©Adobe Premier Pro.