top of page
Ancla 1
gato-jugando_edited.jpg

 
psicología comparada y etología

 

¿Qué es la psicología comparada?

La psicología comparada es una rama de la psicología científica que estudia las similitudes y diferencias en los comportamientos y procesos cognitivos de diferentes especies animales, incluidos los seres humanos. El objetivo de esta rama de la psicología es comprender mejor los principios y mecanismos que afectan el comportamiento de las diferentes especies animales.

 

Mediante la aplicación de métodos experimentales y comparativos, esta área de investigación indaga en cómo distintas especies animales aprenden, recuerdan, resuelven problemas y se adaptan a su entorno, examinando tanto las bases filogenéticas como ontogenéticas del comportamiento animal con el fin de formular principios universales que los expliquen de manera integral.

¿Qué diferencias hay entre la psicología comparada y la etología?

En los programas de posgrado, tanto la etología como la psicología comparada son disciplinas que abordan el estudio del comportamiento animal de manera complementaria.

 

La etología, con su origen histórico en Europa (Spalding, Timbergen, Lorenz) , se enfoca primordialmente en los patrones instintivos y en la observación directa en entornos naturales. En contraste, la psicología comparada, cuyo desarrollo predominó en Norteamérica (Morgan, Thorndike, Yerkes, Pavlov, Skinner), se centra en los procesos de aprendizaje y utiliza principalmente métodos experimentales en su investigación.

En la actualidad, ambas disciplinas, etología y psicología comparada, se complementan mutuamente, cada una enfocada en distintos aspectos del estudio del comportamiento animal. La etología se sitúa dentro del ámbito de la zoología, centrándose en la base filogenética del comportamiento animal, es decir, en su evolución y adaptaciones a lo largo del tiempo. Por otro lado, la psicología comparada se vincula con la psicología, explorando la base ontogenética del comportamiento, es decir, los procesos de aprendizaje, desarrollo y adaptación a lo largo de la vida del individuo. Esta complementariedad permite un enfoque integral y multidimensional en la comprensión del comportamiento animal. (Ardila, 1986).

bottom of page