algunos mitos sobre los gatos

A continuación, describiré algunos de los mitos más extendidos que existen en relación a los gatos. Algunos de estos mitos son producto del desconocimiento que se tiene de la naturaleza del gato, y otros francamente, producto de la estupidez humana.

 

Estos son algunos de ellos:

cruzarse con un gato negro trae mala suerte

He decidido comenzar con este mito que a mi criterio es el que mejor describe la estupidez humana de la que hablé en la introducción.

 

Durante el siglo XIII, la ignorancia humana y ciertos fanáticos religiosos incentivados en gran medida por la iglesia católica, comenzaron una persecución indiscriminada de mujeres acusadas de brujería. La denominada Santa Inquisición fue promulgada por el papa Alejandro IV hacia 1260. A estas mujeres se las acusaba de mantener relaciones sexuales con el mismo diablo, las cuales practicaban en reuniones grupales de brujas denominadas aquelarres. En estos aquelarres, las brujas solían ofrecer bebés en sacrificio, los cuales raptaban de sus cunas a cambio de poderes ocultos que el mismo diablo les concedía. El mito dice que estas brujas, para poder desplazarse a estos aquelarres sin ser descubiertas por los cazadores de brujas, se transformaban mediante las artes oscuras en algunos animales del color de las artes que practicaban. Estos animales podían ser murciélagos, lobos, ratas, cuervos, y por supuesto, gatos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La fiebre por la caza indiscriminada de brujas alcanzó su máxima expresión en Europa Central entre los años 1450 y 1750, y es de esa época precisamente de donde proviene la superstición actual del gato negro. Se creía que una persona, al cruzarse con un gato negro, le estaba interrumpiendo el paso a una bruja disfrazada, la cual en su prisa por dirigirse al aquelarre maldecía al transeúnte con varios años de mala suerte. Hoy en día, algunas personas supersticiosas e ignorantes, siguen creyendo que cruzarse con un gato negro trae mala suerte sin siquiera saber el por qué.

Algunos locos con problemas mentales, durante ciertas fechas relacionadas con este tipo de ritos -como en la víspera de todos los santos- sacrifican gatos negros en distintos tipos de rituales. Este es un hecho muy conocido en el ámbito proteccionista. Es por eso que durante ciertas fechas evitamos dar en adopción gatos negros.

 

los gatos beben leche

Cuando hablamos de leche estamos hablando más precisamente de leche de vaca, y no de leche materna felina la cual es fundamental para el desarrollo y crecimiento de los gatitos lactantes. Los gatos salvajes no vuelven a tomar leche una vez pasado el período de destete ya que se vuelven intolerantes a la lactosa, un azúcar que contiene la leche de los mamíferos y la cual puede ser la causa de numerosos trastornos digestivos como distensión abdominal, dolor y diarreas entre los síntomas más frecuentes. Esto tiene su lógica evolutiva ya que de ese modo aprenden a buscar su propio alimento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La mayoría de los gatos son intolerantes a la lactosa, y no es recomendable darles de beber leche. Una de las razones por las cuales muchas personas dan de beber leche a sus gatos es porque, según ellos, a su gato les encanta. ¡Y claro! lo que al gato le encanta no es la leche, sino la grasa que contiene la leche. Los mismo sucede con los alimentos de baja calidad con un gran contenido de grasas para hacerlos más palatables.

La mayoría de los gatos prefieren consumir los alimentos económicos que se vende en los supermercados antes que los alimentos balanceados premium. Esto es porque las empresas de este tipo de alimentos los hacen mucho más palatables mediante agregados químicos o exceso de grasas. Obviamente que los gatos les va a gustar más este tipo de alimentos, pero eso no significa que estos sean más beneficiosos para su salud. 

Nunca debemos darle leche a nuestros gatos. La opción más saludable es darle alimento balanceado premium, pensado y elaborado para ellos con todos los nutrientes que necesitan para crecer sanos y fuertes. De querer darle a nuestros gatos alimento natural, lo cual podemos hacer siendo también una excelente opción, es asesorarnos con un especialista en nuetrición felina para que nos arme una dieta balanceada para nuestros gatos. El balancear una dieta natural y saludable para este tipo de animales carnívoros estríctos no constituye una tarea para nada sencilla, y requiere de mucho conocimiento en nutrición felina.

el pelo de gato provoca alergia

No es en realidad el pelo de gato el que provoca la reacción alérgica, sino su saliva. La saliva del gato posee una proteína denominada Fel-D1 que tras ser depositada en el pelaje del gato luego de su ritual de acicalamiento, se seca y sus partículas son transportadas por el aire hasta nuestras fosas nasales. Ciertas personas alérgicas -no todas- pueden respirarlas y padecer los síntomas típicos de alergias estivales, incluso pueden llegar a tener ataques severos de asma, aunque solo aquellas personas que son muy sensibles.

No todas las personas alérgicas son alérgicas a todos los gatos. Existen personas que pueden ser alérgicas a la saliva de un gato y no ser alérgicas a la saliva de otro. Esto es porque esta proteína no es igual en todos ellos.

Conozco muchas personas alérgicas que conviven con sus gatos perfectamente, sobrellevando sus alergias mediante tratamientos de insensibilización recomendados por su médico alergólogo. También existen productos para limpiuar el pelaje de nuestros gatos y minimizar los efectos de dicha proteína. Es importante destacar también que muchas personas alérgicas que van de visita a casas con gatos, debido a este mito, achacan sus alergias a estos animales, cuando en realidad sus síntomas pueden deberse a otros alérgenos, como la pluma de algunas aves que se utilizan de relleno de almohadones, los ácaros del polvo -en realidad nos produce alergia el excremento del ácaro, no el ácaro en sí-  y muchos otros más.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Algunas pautas para reducir la presencia de alérgenos:

Mantener una buena limpieza de la casa, tanto del suelo como de los muebles, utilizando productos que NO provoquen alergias y utilizando preferentemente la aspiradora para controlar la presencia de polvo, ácaros y partículas de polvo.

Evitar los almohadones y colchones rellenos de plumas, así como las alfombras, las cuales son el medio ideal para la cría de ácaros.

Utilizar aquellos cepillos y elementos en los cuales el pelo del gato queda adherido y cepillarlos varias veces al día.

Antes de culpar al gato por un proceso alérgico, cerciorarse que no sea otro el factor de nuestra alergia, como algunos medicamentos, alimentos, plantas y otros animales de la casa. Incluso el estrés puede desencadenarnos un ataque de asma.

 

los gatos son peligrosos para las embarazadas

Antes de hablar de este mito, vamos a aclarar algunas verdades.

La toxoplasmosis es una enfermedad provocada por un parásito intracelular llamado Toxoplasma Gondii, el cual, en personas adultas y con su sistema inmunológico sano, no presenta riesgo alguno.

Alrededor del 50% de las personas son portadoras del parásito sin siquiera tener noción de ello. El 80% de las infecciones son asintomáticas, o presentan leves síntomas parecidos a una gripe. En algunos países el 90% de la población es portadora de Toxoplasma Gondii.

El riesgo de padecer la enfermedad lo tienen las personas inmunodeprimidas y las embarazadas que nunca tuvieron contacto con el parásito, y lo contaren en pleno embarazo. En este caso existen muchas posibilidades de que el parásito pase al feto a través de la placenta provocando un aborto espontáneo o graves malformaciones en el feto.  

Muchos animales, incluyéndonos a nosotros, podemos contagiarnos el parásito, pero solo el gato y otras seis especies de felinos forman parte del grupo de hospedadores definitivos, los cuales pueden contagiarlo a través de sus heces infectadas. En el resto de los animales, el parásito formará quistes tisulares que quedarán en sus tejidos en forma latente pero no transmisible.

Ahora bien, ¿Cuáles son las posibilidades de que una embarazada contraiga toxoplasmosis de un gato enfermo?

Verdaderamente muy escasas. La pregunta es ¿Por qué?

El contagio de este parásito es de tipo oro-fecal, es decir que para contagiárselo, la persona debería haber ingerido materia fecal de un gato infectado, el cual a su vez debería haber cazado e ingerido previamente un animal infectado con el parásito -roedores en su mayoría- y esto es extremadamente raro que ocurra si hablamos de gatos domésticos de interior.

 

Como si fuera poco, un gato infectado solo puede transmitir el parásito dentro de los 30 días posteriores al contagio, tras lo cual su sistema inmunológico lo inhibe y deja de ser transmisor durante el resto de su vida.

 

Una vez que el gato defeca heces con ooquistes de toxoplasma, estos se vuelven infectantes luego de 24 a 48 horas de permanecer a la intemperie. Es decir, si una persona toca materia fecal con ooquistes antes de las 24 a 48 horas de haber sido expulsadas por el gato, y se toca la boca, no se produce contagio alguno.

 

Supongamos que da la casualidad que un gato infectado defeque justo dentro de los 30 días del ciclo infectante, y que la materia fecal hubiera estado a la intemperie más de 48 horas, y encima una embarazada la tocara y se metiera el dedo en la boca contagiándose el parásito. Si esta embarazada hubiera estado en contacto con dicho parásito alguna vez en su vida, estaría ya inmunizada y sin riesgo alguno.

Es por eso que las posibilidades de que una embarazada contraiga la enfermedad de un gato doméstico que no sale al exterior y se alimenta exclusivamente de comida balanceada es NULA. Las posibilidades de que el contagio se produzca a causa de un gato feral que ha cazado un roedor o un ave infectados es menor al 4% debido al complejo ciclo de transmisión, siendo de mucho mayor riesgo las verduras sin lavar, la manipulación de plantas y tierra del jardín sin guantes protectores, la ingesta de carne mal cocida o de agua contaminada.

Para saber si una embarazada ha tenido contacto con el parásito, lo cual sería ideal ya que estaría inmunizada y sin riesgo alguno para el feto, se le realiza un análisis de anticuerpos, el cual determina el diagnóstico y cuidados a tener. Lamentablemente, algunos médicos pediatras pésimamente informados aconsejan a las embarazadas deshacerse del gato demostrando una absoluta falta de conocimiento y criterio sobre este tema. Es importante distinguir entre médicos informados y médicos desinformados antes de deshacerse de una vida como si fuera un objeto en desuso.

Algunas precauciones básicas para prevenir el contagio serían:

Utilizar siempre guantes al manipular plantas y tierra en el jardín, lavándoselas muy bien con agua y jabón luego de la actividad.

Nunca ingerir verduras crudas en restaurantes si no estamos seguros de haberlas lavado perfectamente bien nosotros.

Nunca ingerir carne que no esté bien cocida. Preferiblemente, y lo digo como vegano, nunca ingerir carne de ningún animal.

El siguiente video explicativo muestra claramente como es el ciclo biológico del parásito:

Este video fue bajado de internet y es propiedad de sus respectivos autores.