• Hernán Pesis | Educador Felino

¡Abrime la puerta, humano!


«Mi gato rasca insistentemente la puerta de mi cuarto cuando no lo dejo entrar».


«Mi gato maúlla sin parar cuando no lo dejo salir al balcón».


«Desde que no lo dejo salir más a la calle, está insoportable».


Todas estas conductas demandantes que el gato manifiesta frente a una puerta cerrada tienen en común la frustración. La respuesta de frustración aparece cuando un reforzador acostumbrado (p. ej. ingresar al cuarto para dormir una siesta, salir al balcón para observar a las aves o salir a la calle para alejar a otros gatos) no está disponible en ese momento. Se denomina pico de respuesta a las conductas exageradas que aparecen en el gato cuando un reforzador acostumbrado (p. ej. circular libremente por su territorio) no está disponible. Pero, ¿por qué es tan importante para un gato poder recorrer sin restricciones sus zonas territoriales?


Recorrer diariamente sus zonas territoriales, marcándolas con su olor, constituye una actividad altamente reforzante para nuestros gatos. Mantener un perfil de olor estable, frotándose en ciertas zonas de la casa, dejando sus marcas visuales y olfativas sobre sus rascadores (y sobre los muebles) e inspeccionando visualmente que todo esté en orden, les provoca tranquilidad y seguridad, un estímulo reforzador positivo muy relevante para la especie. Al impedirles deambular libremente por sus dominios, les estamos impidiendo manifestar un comportamiento que ha sido reforzado a lo largo de la historia filogenética de la especie, provocándoles frustración y ansiedad. Maullar y rascar insistentemente la puerta que les bloquea el acceso es la respuesta más común, pero también pueden aparecer conductas alternativas como marcar con orina distintos objetos, agredir a los demás individuos de la casa (gatos, perros y tutores) y hasta manifestar, en algunos casos, conductas autolesivas como lamerse o rascarse de forma exagerada hasta lastimarse.


PICO DE RESPUESTA

El pico de respuesta es el intento exagerado de un organismo por acceder a un reforzador acostumbrado que no está presente cuando históricamente lo estaba. La frustración que provoca la diferencia desfavorable entre lo que antes se obtenía (reforzador) y lo que se obtiene actualmente (nada) se considera un estímulo incondicionado aversivo que evoca respuestas operantes orientadas a obtener, a toda costa, dicho reforzador.


El pico de respuesta es un fenómeno conductual transversal a varias especies, incluyéndonos a nosotros:

Zarandear enojados una máquina expendedora de refrescos cuando no nos entrega la botella, quejarse por teléfono con el delivery porque la comida que pedimos tarda demasiado, insultar al proveedor de Internet cuando se nos corta la conexión en plena navegación, son ejemplos de picos de respuesta provocados por la frustración de no poder acceder a un reforzador acostumbrado.


¡Un gato acostumbrado a recorrer libremente sus zonas territoriales (evento reforzador) no cederá tan fácilmente al bloqueo de los mismos!


ALGUNOS CONSEJOS

  1. Nuestros gatos necesitan circular libremente por sus zonas territoriales, ya que eso les aporta control y seguridad. Si necesitamos bloquearle el acceso a una de estas zonas, este bloqueo debe ser permanente y no eventual.

  2. Ignorar los comportamientos demandantes durante el pico de respuesta suele llevar a dichos comportamientos a la extinción, pero requiere de mucha paciencia y autocontrol.

  3. Ceder a las demandas durante el pico de respuesta las fortalecerá, haciéndolas más resistentes a la extinción.

  4. Nunca castigues los comportamientos demandantes, ya que podrías empeorarlos.

  5. Consultá con un entrenador/educador profesional con experiencia para que te enseñe como implementar las técnicas adecuadas que debilitarán el pico de respuesta y extinguirán los comportamientos demandantes, redirigiéndolos de manera adecuada y positiva para tu gato.

...

248 visualizaciones