top of page
  • Hernán Pesis | Educador Felino

Cómo armar una caña de juegos para gatos


Si estamos experimentando una pérdida de interés por parte de nuestro gato en el juego, una de las causas podría ser la falta de un diseño funcional en las cañas que utilizamos. Cañas demasiado pequeñas, elásticos que se enredan, tanzas que se rompen y juguetes voluminosos pueden entorpecer la actividad y disminuir la motivación de nuestro gato.


Es importante asegurarnos de contar con una caña que esté diseñada específicamente para este tipo de actividad, con materiales de alta calidad que no se rompan con facilidad y con un tamaño y peso adecuados para que el gato pueda interactuar de manera efectiva con el juguete. De esta forma, aseguraremos una experiencia de juego satisfactoria para nuestro felino.


¿A QUÉ LLAMAMOS DISEÑO FUNCIONAL?

Para crear un juguete seguro y adecuado para nuestro gato, es importante que la vara tenga una longitud suficiente que permita mantener el juguete (la presa) separado de nuestro cuerpo, evitando confusiones y posibles accidentes. Es decir, la vara debe permitir que el gato pueda disociar el juguete (como foco de su conducta predatoria) de nuestro cuerpo.


Asimismo, es necesario que los juguetes tengan ciertas características estructurales, como peso, tamaño, textura, entre otras, que sean capaces de estimular el comportamiento predatorio de nuestro gato. De esta manera, el juguete se convertirá en una herramienta útil para satisfacer las necesidades naturales de caza de nuestro felino, contribuyendo a su bienestar físico y emocional.


ELEMENTOS PARA EL ARMADO

Para crear un juguete interactivo para gatos, necesitaremos una vara de madera delgada de longitud igual a la de nuestro brazo extendido. También requeriremos cinta autoadhesiva común o autosoldable, siendo esta última preferible debido a su capacidad de adherirse sin necesidad de pegamento.


Además, necesitaremos una bobina de tanza de pesca gruesa, que debe ser tan larga como la vara de madera, permitiéndonos guardarlo como repuesto en caso de ser necesario. Si nuestro gato es de los que tienden a morder y cortar la tanza, podemos optar por tanza de acero inoxidable en su lugar. Es importante destacar que la tanza de acero inoxidable no debe confundirse con un alambre delgado, ya que no son lo mismo. La longitud de la vara y de la tanza garantizará que el juguete se mantenga alejado de nuestro cuerpo y nos permitirá moverlo tanto por el aire, imitando a un ave o insecto, como por el suelo, imitando a un roedor.


Para fijar los juguetes a la tanza, necesitaremos un pequeño clip de librería tipo «manito». Esto nos permitirá cambiar fácilmente de juguete y aumentar la motivación del gato por atrapar distintas "presas". Además, al atrapar el juguete, se soltará del clip (o podemos soltarlo nosotros), permitiendo que nuestro gato lo lleve orgullosamente consigo sin necesidad de soltar la caña.


En cuanto a las «presas» o juguetes, podemos utilizar cualquier objeto de pequeño tamaño con cuerpo (volumen), texturas estimulantes y que sea liviano, como pelos, telas, papel celofán, peluche y plumas. Cuanta más variedad, más diversión para nuestro gato.

IMPORTANTE

Es recomendable que las actividades altamente estimulantes, como los juegos, se realicen siguiendo un protocolo consistente que incluya señales discriminativas de inicio y finalización. Para ello, se puede utilizar un sonido específico al comienzo del juego y una porción de comida al final. De esta manera, el gato aprende a asociar el sonido con la actividad y sabe que solo debe esperar la señal de inicio para comenzar a jugar. Además, evitará la sobreexcitación que puede ocurrir si se acerca al lugar donde se guarda el juguete, ya que sabe que el juego solo comienza con la señal de inicio.


Es importante señalar que se debe finalizar el juego con una señal diferente, como un comestible altamente palatable. Esto no solo disminuirá la excitación del gato (ya que aprenderá que el juego ha terminado), sino que también puede servir como un reforzador positivo de la actividad. Finalmente, es crucial guardar la caña y los juguetes fuera del alcance de los gatos y solo sacarlos durante las sesiones de juego programadas.

CINTA AUTO SOLDABLE

El uso de esta cinta es sencillo. Primero, se debe separar la lámina protectora y luego se debe estirar la cinta como si fuera una goma de mascar para cubrir completamente la zona que se desea aislar o unir. Una vez aplicada, se debe aplicar un poco de calor con las manos para que la cinta encogerá ligeramente y se fusionará en una sola pieza gomosa.


A diferencia de otras cintas que pueden aflojarse con el calor, esta cinta no contiene pegamento, por lo que la tanza y la vara quedarán bien sujetas y seguras.


Imagen 1: Extremo de la vara unido al extremo de la tanza con cinta autosoldable. Un nudo de pesca simple une el otro extremos de la vara con el clip y luego se refuerza con cinta autosoldable. Imagen 2: El gato podrá cobrar su presa fácilmente al desengancharla del clip.


ALGUNAS RECOMENDACIONES PARA EL JUEGO

  1. Para obtener los mejores resultados en el juego con gatos, se recomienda hacer sesiones cortas de no más de 5 minutos. Lo ideal es tener al menos dos sesiones al día en los momentos en que el gato esté más activo.

  2. No se debe agotar físicamente al gato, ya que esto no sirve para nada y puede disminuir su motivación por el juego. La idea es que el gato pueda expresar su necesidad predatoria, no que se canse de perseguir una presa.

  3. Las carreras de persecución deben ser cortas y siempre deben terminar con éxito, es decir, con la captura de la presa. Esconder la presa puede motivar el acecho.

  4. Para mantener el interés del gato, los movimientos de la presa deben ser realistas. Nunca debemos quitarle la presa al gato cuando la atrapa, ya que esto puede disminuir su motivación por el juego.

  5. El juego se renueva cuando el gato se distrae y suelta la presa que ha capturado.

Utilización de la caña funcional.


¿POR QUÉ MI GATO NO JUEGA?


Falta de motivación

  • Saciedad del estímulo discriminativo (presa): Siempre usamos el mismo juguete. Lo dejamos a su disposición todo el día. Siempre lo manipulamos de la misma manera y siempre en los mismos lugares. Se la hacemos muy fácil. Tiene a disposición juguetes muy similares.

  • Saciedad del reforzador (premio final): Siempre utilizamos el mismo reforzador. El gato se alimentó antes del juego o tiene acceso a ese reforzador en otros momentos del día. Utilizamos reforzadores de baja calidad (no resultan tan apetitivos).

  • Falta de variación en las rutinas.

Falta de motivación: Elementos dispersos por el suelo y al alcance del gato las 24hs. Cañas cortas y falta de movimientos que asemejen al de una presa.

Es muy importante que el juguete se mueva como presa, dificultando un poco la tarea del gato pero que siempre termine en éxito.

Se suponía que a Kira este tipo de juegos no la motivaban, pero solo era cuestión de jugar de la manera adecuada.

Tras varios intentos, lo más importante es que al final Oliver obtenga su reforzador.


Debilitamiento de la conducta

  • Castigo negativo: La quitamos la presa para seguir jugando.

  • Extinción: Se la hacemos muy difícil o la «presa es inmortal» (el gato la atrapa y la presa sigue moviéndose).

  • Condicionamiento de evitación por generalización: Le jugamos con un cordón de zapatillas, pero lo castigamos cuando nos muerde los cordones.

Otras causas

  • Utilización de elementos inadecuados: Cañas y juguetes disfuncionales.

  • Falta de interés al comenzar el juego: Competencia con otros estímulos del ambiente más interesantes, como la presencia de otro gato.

  • Agotamiento físico.

  • Problemas de salud.

...

1145 visualizaciones

Comments


bottom of page