• Hernán Pesis | Educador Felino

Motivación ¿Qué es y cómo influye en los comportamientos de nuestros gatos?


No es lo mismo saber hacer algo que querer hacerlo. Pero ¿Qué es lo que hace que un gato quiera hacer algo? ¿Qué es y cómo influye la motivación en los comportamientos de nuestros gatos?

Este gatito de la imagen se encuentra muy motivado por jugar con el corcho que cuelga del picaporte de la puerta. Decimos que el gato está «motivado», pero ¿Cómo explicamos dicha motivación?



ALGUNAS DEFINICIONES DE MOTIVACIÓN

Antes de analizar el concepto de motivación desde el Análisis Funcional de la Conducta, quisiera transcribir algunas definiciones de motivación que he recopilado de diferentes páginas de psicología:

_

«Cosa que anima a una persona a actuar o realizar algo».

  • ¿A que nos referimos con «cosa que anima»? ¿Será tal vez algún alienígena que crece dentro nuestro y nos anima a comportarnos de una determinada manera?

_

«Es el motivo o la razón que provoca la realización o la omisión de una acción».

  • ¿La motivación es el «motivo» de la conducta? Sería como afirmar que el helado es frío o que una persona es pobre porque no tiene dinero.

_

«Se trata de un componente psicológico que orienta, mantiene y determina la conducta de una persona».

  • ¿Se trata de un «componente psicológico que orienta»? ¿Y dónde está ese componente? ¿En el cerebro, en el hígado o tal vez en algún bolsillo del pantalón?

_

«La motivación es lo que explica por qué las personas o los animales inician, continúan o terminan un cierto comportamiento en un momento determinado. Los estados motivacionales se entienden comúnmente como fuerzas que actúan dentro del agente y que crean una disposición para participar en un comportamiento dirigido a un objetivo».

  • La motivación «es lo que explica», pero ¿Qué explica a la motivación? Otra vez hablamos de «fuerzas que actúan dentro del agente» ¿Será algún poder mutante que actúa dentro nuestro? ¿Seremos Hombres X?

_

«La motivación es algo que puede ayudar a cualquier individuo a mantenerse en acción, lograr los procesos necesarios e implementar las acciones pertinentes para conseguir un logro, objetivo o saciar una determinada necesidad».

  • ¿Es «algo que puede ayudar»? ¿Podemos explicar qué es ese «algo»?

_

«La motivación se basa en aquellas cosas que impulsan a un individuo a llevar a cabo ciertas acciones y a mantener firme su conducta hasta lograr cumplir todos los objetivos planteados».

  • Se basa en «aquellas cosas», es decir, la prima hermana de «algo que puede ayudar» o de la «cosa que anima» de la primera definición.


EL CONCEPTO DE MOTIVACIÓN EN EL ANÁLISIS FUNCIONAL DE LA CONDUCTA

Como se verá, las definiciones sobre motivación están repletas de tautologías (explicaciones circulares que no explican nada) y de mentalismos incomprobables e irrefutables que tampoco explican nada. Las «cosas», las «fuerzas», los «algos» y todos los demás alienígenas que viven y «nos motivan» desde adentro de nuestro cuerpo no son más que falacias que no explican nada acerca de qué es la motivación ni cómo esta influye en los comportamientos de nuestros gatos.

«Neurocientíficos logran extraer de un gato doméstico la causa de su motivación por perseguir juguetes. La misma se encontraba alojada en el interior de su cerebro, entre el mesencéfalo y la glándula pituitaria. Fuente: Universidad de Lapapafrita, año 2022».


La motivación no está dentro del organismo, sino fuera de él. La motivación no es otra cosa que la alteración temporal de los valores del reforzador mediante cambios en las variables ambientales que hacen más o menos probable la emisión de determinadas conductas en determinados contextos. No hay «cosas», «fuerzas» ni alienígenas implicados en ella.


OPERACIONES MOTIVACIONALES, LA CLAVE DE LA MOTIVACIÓN

Llamamos operaciones motivacionales a la manipulación de los estímulos que anteceden a las conductas y que alteran la efectividad de los reforzadores (Laraway, Snycerski, Michael y Poling, 2003).


La manipulación del entrono puede ser intencional, por ejemplo, un entrenador que manipula las variables del entorno de un animal para motivarlo a realizar ciertos comportamientos, o no intencional, por ejemplo, la ausencia de presas en un determinado territorio motiva al gato a moverse y explorar otros lugares.


Un ejemplo con humanos nunca está de más:

Es más probable que, llegado el fin de semana, nos den ganas de salir a tomar un helado (siempre y cuando nos guste mucho el helado) si, durante toda la semana previa, estuvimos a dieta cuidándonos de no comer cosas dulces (estado de privación). Por el contrario, si durante toda la semana estuvimos comiendo helado sin parar, es más probable que durante el fin de semana prefiramos comer otra cosa (estado de saciedad). Entonces, nuestra motivación por querer salir a comer helado no está gobernada por «fuerzas internas» que guían nuestro comportamiento como el alienígena de la Universidad de Lapapafrita, sino por modificaciones en las variables ambientales que nos privan o nos sacian de un determinado reforzador (en este caso, el helado).

La deprivación de actividades estimulantes en un gato joven y activo puede llevarlo a cometer este tipo de travesuras. Ya sea porque la misma actividad le resulta placentera (autoreforzamiento) o porque nuestra reacción -incluso en forma de reprimenda- le resulta más reforzante que estar sentado observando el techo. En este ejemplo, lo que motivó al gato a jugar y tirar la maceta fue una deprivación de actividades estimulantes que incrementaron el valor del reforzador consecuente.


OPERACIONES MOTIVACIONALES DE ESTABLECIMIENTO Y DE ABOLICIÓN

Utilizamos el término operación de establecimiento para describir cualquier acontecimiento que hace que un reforzador sea más relevante e incremente las probabilidades de emisión de un comportamiento que lleve a la obtención -o eliminación- de dicho reforzador (Michael,1982). Laraway y sus colaboradores introdujeron posteriormente el concepto de operación de abolición para describir cualquier acontecimiento que hace que un reforzador sea menos relevante y decremente las probabilidades de emisión de un comportamiento que lleve a la obtención -o eliminación- de dicho reforzador.


Operación motivacional de ESTABLECIMIENTO

  • Privamos al gato de su ración diaria de atún -su manjar preferido- incrementando de esta manera las probabilidades de emisión de aquellas conductas funcionales a la obtención de la ración de atún. Por ejemplo, un gato privado de su ración diaria de atún puede estar más motivado para emitir aquellas conductas que tengan como resultado la obtención de atún (estímulo reforzador).


Operación motivacional de ABOLICIÓN

  • Saciamos al gato de su ración de atún, administrándole varias raciones al día y decrementando las probabilidades de emisión de aquellas conductas funcionales a la obtención de dicha ración. Por ejemplo, un gato saciado de atún puede estar menos motivado para emitir aquellas conductas que tengan como resultado la obtención de atún (estímulo reforzador).

La motivación del gato por emitir ciertos comportamientos está influida por el estado de privación o saciedad de aquellos estímulos que adquieren función reforzadora sobre dichas conductas.

Un gato privado de salir fuera de la casa para marcar su territorio y «mantener a raya» a los demás gatos del barrio seguramente demandará que le abramos la puerta. Un gato con acceso libre a la calle, por el contrario, puede patrullar su territorio libremente, decrementando las probabilidades de emisión de conductas demandantes. La motivación de ese gato por salir a la calle va a estar influida por su estado de privación y saciedad del reforzador (en este caso, salir para mantener alejado a otros gatos). Aclaración: Este es solo un ejemplo. ¡Particularmente estoy absolutamente en contra de que un gato vague solo fuera de su casa!


Las operaciones de establecimiento y de abolición adquieren gran influencia sobre la efectividad de los reforzadores que mantienen un comportamiento. Estas variables ambientales pueden manipularse para hacer más o menos probable la adquisición, modificación y extinción de ciertos comportamientos, un componente fundamental en la aplicación de los procedimientos de Modificación de Conducta.


LA MOTIVACIÓN EN EL ENTRENAMIENTO

Privar al gato de su alimento balanceado unas horas antes de utilizar atún como estímulo reforzador (si al gato le gusta el atún) aumentará la calidad y eficacia del mismo, impactando positivamente en la conducta a reforzar. La privación de alimento unas horas antes del entrenamiento constituye una operación motivacional de establecimiento ya que incrementa la motivación del gato por obtener su reforzador alimenticio. Si por el contrario, el gato está atiborrado de comida, la motivación por obtener dicho reforzador decrece, afectando negativamente la conducta a reforzar y el entrenamiento,

Las porciones utilizadas como estímulos reforzadores primarios durante una sesión el entrenamiento suelen ser muy pequeñas para así evitar el saciamiento del animal y el decremento de su motivación por el entrenamiento.


EN RESUMEN

La motivación no es otra cosa que la alteración temporal de los valores del reforzador mediante cambios en las variables ambientales que hacen más o menos probable la emisión de determinadas conductas en determinados contextos. Las «cosas que animan» y que están dentro de nuestro organismo las dejamos, mejor, para los libros de Stephen King.

...

350 visualizaciones