• Hernán Pesis | Educador Felino

¡Veo gente muerta! ¿pueden los gatos detectar presencias sobrenaturales?


Las capacidades sensoriales de algunas especies son tan diferentes a las nuestras que hasta nos resulta difícil comprender cómo perciben el mundo.


¿Pueden los gatos detectar -gracias a estas capacidades- presencias sobrenaturales? Para poder acercarnos a una conclusión, es necesario, primero, entender algunos mecanismos conductuales implicados en las capacidades sensoriales de un gato.




¿QUÉ ES UN ESTÍMULO DISCRIMINATIVO?

Un estímulo discriminativo es un evento ambiental -o conjunto de eventos- que hacen más probable que la conducta emitida por el organismo sea, de alguna manera, reforzada. Es decir, un estímulo discriminativo probabiliza la aparición de un reforzador consecuente a la conducta emitida. La función discriminativa que adquieren los estímulos ambientales dependerá de muchas variables, pero las dos que más nos interesan para esta nota son la relevancia biológica que dicho estímulo discriminativo adquiere para el animal y su capacidad sensorial para poder detectarlo.


¿De qué le sirve a un gato tener la capacidad de diferenciar el espectro completo de ondas visibles (colores) si son animales que no necesitan diferenciar entre los distintos tipos de flores, plantas y frutos? En detrimento de una buena capacidad discriminativa hacia los colores del espectro, los gatos adquirieron una mayor capacidad para percibir objetos en condiciones de luz muy bajas. ¿Por qué? Porque sus presas se mueven de noche.


Los roedores, las aves y los insectos forman parte de la dieta habitual de la mayoría de las especies de gatos silvestres, sobre todo la del gato montés africano -Felis silvestris lybica-, el primo silvestre más cercano a nuestros gatos domésticos. Millones de años de evolución han favorecido en los gatos ciertos rasgos físicos y conductuales orientados a detectar, acechar, perseguir y matar a este tipo de animales. No es de extrañar que, siendo la mayoría de sus presas animales crepusculares, muy rápidos y muy escurridizos, nuestros gatos hayan heredado habilidades sensoriales muy diferentes a las que nosotros tenemos.


Por ejemplo, los gatos son capaces de...

  • Seguir la trayectoria del vuelo de una mosca con increíble precisión.

  • Percibir con claridad objetos en condiciones de muy baja luminosidad, necesitando apenas 1/6 de la luz que necesitamos nosotros para poder percibir los objetos nítidamente.

  • Escuchar sonidos de alta frecuencia (entre 70 y 100 KHz) como los que utilizan los roedores para comunicarse. Nosotros apenas podemos llegar a distinguir frecuencias mayores a 20 KHz.

  • Detectar, gracias a sus sensibles vibrisas y a unos corpúsculos especiales ubicados en las almohadillas de sus patas, vibraciones tan sutiles como las que provocan los pasos de un roedor detrás de un muro o los cambios de presión del aire provocados por el vuelo de un ave o de un insecto que pasa cerca suyo. Son tan sensibles que han demostrado ser capaces de detectar la inminencia de temblores mucho antes que los sofisticados sismógrafos modernos.

Los gatos son capaces de detectar las frecuencias altas que emiten los roedores al comunicarse. Para un gato, estas frecuencias constituyen estímulos discriminativos que activan su patrón de comportamiento predatorio.


¿ES EL GATO UN DETECTOR DE PRESENCIAS SOBRENATURALES?

En internet podemos encontrar infinidad de videos de perros y gatos reaccionando a fenómenos invisibles que la lente de la cámara es incapaz de detectar. Estos suelen tildarse de «paranormales», pero ¿pueden realmente nuestros gatos detectar presencias sobrenaturales?

En la imagen de este video, captado por una cámara de seguridad, puede verse la reacción agresiva que tiene un gato frente a estas dos muñecas antiguas. Sinceramente aterrador, pero ¿Podría haberse tratado de algún insecto dentro de la muñeca que provocara dicha respuesta en el gato, o este gato está, efectivamente, respondiendo a estímulos sobrenaturales que nosotros somos incapaces de percibir?




Responder tácitamente que NO sería demasiado arrogante, pero responder que SI, algo apresurado. Si bien, observar a nuestros gatos seguir con la mirada un punto fijo en el espacio, huir aterrados de una habitación vacía o manifestar comportamientos agresivos hacia algún objeto, como un armario, una vieja muñeca o una silla, pueden parecernos extraños y dignos de un capítulo de Ghost Hunters, la realidad es que muchas de estas conductas tienen una explicación menos «paranormal» de lo que creemos. Como bien dijimos anteriormente, los gatos han evolucionado para convertirse en máquinas predadoras sumamente eficientes, cuyas capacidades sensoriales han evolucionado de forma muy diferente a las nuestras.

Los insectos "taladro de madera" o Hylotrupes bajulus producen sonidos indetectables para nuestros oídos pero no para el de nuestros gatos. Esto podría explicar algunas de sus reaccionen que presentan algunos hacia aquellos objetos de madera antiguos como sillas, placares y muñecos.


Un olor, un sonido o una vibración, aunque indetectables para nuestros burdos sentidos, pueden activar en nuestros gatos comportamientos que pueden resultarnos extraños, pero todos ellos explicables desde el punto de vista de su biología. Y volvemos entonces a la misma pregunta del principio: Nuestros gatos, ¿son capaces de detectar presencias sobrenaturales, o son capaces de detectar presencias invisibles para nosotros, pero no para sus sentidos especializados? Sinceramente no tengo una postura concluyente al respecto, y es por esta misma razón que dejo el abierto el debate.


«Al convivir con gatos me acostumbré al sonido de sus rasguños en puertas y paredes.

Ahora que convivo sin gatos, los sonidos suenan más inquietantes»

...

294 visualizaciones