• Hernán Pesis | Educador Felino

Modificación de conducta en gatos (I) Reforzamiento positivo y negativo


Denominamos reforzamiento al mecanismo de aprendizaje asociativo que fortalece e incrementa las probabilidades de emisión futura de un determinado comportamiento. Este fortalecimiento y posterior incremento de su emisión dependerá fundamentalmente de las consecuencias que le sigan, las cuales pueden incluir estimulación apetitiva o estimulación aversiva.



Burrhus Frederic Skinner, psicólogo, filósofo, inventor y autor de numerosas obras, es considerado uno de los principales representantes de la corriente Conductista norteamericana y sus numerosos experimentos y observaciones de la conducta animal lo impulsaron a elaborar las primeras teorías sobre reforzamiento. Teorías que actualmente se aplican en el ámbito académico, clínico y, por supuesto, en el entrenamiento animal.


ESTÍMULOS APETITIVOS Y AVERSIVOS

  • El término apetitivo se encuentra asociado con respuestas de acercamiento del animal hacia dicho estímulo, debido a la elicitación conjunta de sensaciones placenteras que dicho estímulo provoca.

  • El término aversivo se encuentra asociado con respuestas de evitación y alejamiento del animal de dicho estímulo, debido a la elicitación conjunta de sensaciones displacenteras que dicho estímulo provoca.

¿QUÉ ES LA CONTINGENCIA?

Denominamos contingencia a la relación probabilística entre la emisión de una conducta y la consecuencia inmediata que le sigue. Si las probabilidades de aparición de una determinada consecuencia, ya se trate de estimulación apetitiva o de estimulación aversiva, es mayor a cero, hablamos de contingencia positiva, si las probabilidades de aparición de una determinada consecuencia es menor a cero, hablamos de contingencia negativa. Por lo tanto, los términos «positivo» y «negativo» no aluden a valores morales asociados con algo «bueno» o «malo» sino con las probabilidades -mayores o menores a cero- de que una consecuencia aparezca (positivo) o desaparezca (negativo) luego de la emisión de una determinada conducta.

  • CONTINGENCIA POSITIVA: Aparición de un estímulo (apetitivo o aversivo) luego de la emisión de una determinada conducta.

  • CONTINGENCIA NEGATIVA: Desaparición de un estímulo (apetitivo o aversivo) luego de la emisión de una determinada conducta.

Si luego de escuchar el sonido de apertura de su lata de comida, las probabilidades de que nuestro gato se acerque corriendo a la cocina son altas, seguramente se deba a que las consecuencias de dicha conducta han sido siempre apetitivas: Recibe su ración de comida. En este caso, podríamos decir que existe una contingencia positiva entre la conducta de acercarse a nuestro lado y la consecuencia, un estímulo apetitivo que, en este caso, sería su ración de comida.


ESTÍMULO REFORZADOR

Aquellos estímulos que son consecuentes a una conducta y que incrementan sus probabilidades de emisión se los denomina estímulos reforzadores. Los estímulos reforzadores no se definen por sus propiedades estructurales (forma, sabor, textura, olor, color, etc.), sino por su función en el incremento de la conducta antecedente. Los reforzadores pueden ser:

  • Primarios o incondicionados: Estímulos que no requieren de un aprendizaje previo. Ejemplos de reforzadores primarios son la comida, el agua, el abrigo, el sexo, etc.

  • Secundarios o condicionados: Estímulos que han pasado previamente por un proceso de aprendizaje asociativo denominado Condicionamiento clásico. Un ejemplo sería el Clicker, un artefacto muy utilizado en entrenamiento animal el cual emite un sonido muy particular que ha sido previamente emparejado con varios reforzadores primarios. De esta manera, el sonido adquiere la función de reforzador secundario. Un reforzador secundario muy utilizado por los seres humanos, es el dinero.

Una porción de atún podría llegar a ser irresistible para un gato, pero no necesariamente dicha porción adquiera propiedades reforzadoras de su conducta antecedente. La única manera de validar que un determinado estímulo adquiere la función de reforzador de la conducta antecedente es observando un incremento en la emisión de dicha conducta.

Supongamos que nos ofrecen un trabajo bastante asqueroso: Colocarnos una escafandra de buceo y sumergirnos en una cloaca atestada de heces para destaparla, una tarea sumamente repugnante y peligrosa que, sin lugar a dudas, tiene altas probabilidades de ser rechazada (aclaración: esta actividad verdaderamente existe). El tema es que, por cada cloaca destapada, se nos paga una suma10.000 dólares. Ante semejante reforzador, muchos lectores no dudarían ni un instante en realizar dicho trabajo (y no se los puede culpar por ello). Supongamos ahora que, antes de dicha propuesta laboral, nos enteramos que un familiar multimillonario que desconocíamos ha fallecido y nos puso en su testamento. En dicho testamento figura que, de acá en adelante, se nos depositará en nuestra cuenta bancaria un total de 20.000 dólares mensuales ¡Sin hacer absolutamente nada! Ahora la pregunta es: ¿Aceptarían el trabajo anterior por un pago de 10.000 dólares?


Es obvio que esos 10.000 dólares siguen siendo atractivos para nosotros, pero ya no tendrían el mismo valor como estímulo reforzador de la conducta antecedente. Una de las variables que afecta la eficacia de un estímulo reforzador es el estado de saciedad o privación de dicho reforzador.


La motivación de un gato por emitir conductas que van seguidas de reforzadores comestibles decrementa notablemente si lo atiborramos de todo tipo de premios comestibles en cualquier momento.


REFORZAMIENTO POSITIVO Y REFORZAMIENTO NEGATIVO

  • Denominamos reforzamiento positivo al mecanismo de aprendizaje asociativo que incrementa las probabilidades de emisión de una determinada conducta debido a contingencias positivas con estímulos reforzadores (normalmente estímulos apetitivos).

  • Denominamos reforzamiento negativo al mecanismo de aprendizaje asociativo que incrementa las probabilidades de emisión de una determinada conducta debido a contingencias negativas con estímulos reforzadores (normalmente estímulos aversivos).

Veamos algunos ejemplos:


CONDUCTA REFORZADA POSITIVAMENTE:

La emisión de una determinada conducta logra obtener un estímulo apetitivo » La conducta se repite debido a un mecanismo de reforzamiento positivo.


Ejemplo 1:

  • Conducta: Mientras estamos preparando la cena, nuestro gato nos mira y nos maúlla insistentemente.

  • Estímulo apetitivo: Le damos un poco de comida.

  • Consecuencia: La insistencia (maullidos) tiene más probabilidad de repetirse frente a la misma situación debido a que ha sido reforzada positivamente.

Conducta demandante de comida que ha sido reforzada positivamente.


Ejemplo 2:

  • Conducta: Mientras estamos sentados en el sillón viendo la TV, nuestro gato se acerca y comienza a «afilar» sus uñas en el apoyabrazos.

  • Estímulo apetitivo: Lo distraemos abriéndole la puerta del jardín y de esta manera evitamos que siga haciéndole daño al tapizado.

  • Consecuencia: La conducta de afilar sus uñas en el sillón tiene más probabilidad de repetirse frente a la misma situación debido a que ha sido reforzada positivamente.

Ejemplo 3:

  • Conducta: Todos los días, a eso de las 10 de la mañana, nuestro gato se sienta frente al ventanal que da al jardín y se queda quieto mirando para afuera. Al verlo sentado allí, nos acercamos y le abrimos para que salga. Inmediatamente sale disparado a frotarse en unas plantas que parecen estimularlo mucho.

  • Estímulo apetitivo: Ciertas plantas pueden estimular a algunos gatos provocándoles, aparentemente, una sensación placentera muy grande.

  • Consecuencia: Permanecer quieto frente al ventanal que da al jardín a esas horas de la mañana tiene más probabilidad de repetirse debido a que ha sido reforzada positivamente.

CONDUCTA REFORZADA NEGATIVAMENTE:

La emisión de una determinada conducta logra evitar/eliminar un estímulo aversivo » La conducta se repite debido a un mecanismo de reforzamiento negativo.


Ejemplo 1:

  • Conducta: Observamos como uno de nuestros gatos chilla cada vez que su hermano felino lo molesta. Inmediatamente, intervenimos separándolos y encerrando al hermano en un cuarto.

  • Estímulo aversivo: El acercamiento del hermano.

  • Consecuencia: La conducta de chillar para que nosotros alejemos al hermano de su lado tiene más probabilidad de repetirse frente a la misma situación debido a que ha sido reforzada negativamente.

Conducta demandante de «auxilio» reforzada negativamente.


Ejemplo 2:

  • Conducta: Al sacar la transportadora para una visita de rutina al veterinario, nuestro gato huye y se esconde detrás de un mueble, lugar que se nos dificulta tanto sacarlo que desistimos y terminamos guardando la transportadora y postergando la visita.

  • Estímulo aversivo: La transportadora (condicionada aversivamente debido al emparejamiento repetido con la visita a la clínica veterinaria).

  • Consecuencia: La conducta de escapar y esconderse en ese sitio en particular tiene más probabilidad de repetirse frente a la misma situación debido a que ha sido reforzada negativamente.

Ejemplo 3:

  • Conducta: Estamos acariciando a nuestro gato cuando, de repente, nos muerde y se aleja rápidamente. Probablemente, hemos rozado una zona dolorosa producto de una intervención que, días antes, ha tenido que pasar.

  • Estímulo aversivo: El dolor (estímulo incondicionado) provocado por el roce de nuestra mano (estímulo condicionado).

  • Consecuencia: La manifestación de conductas agresivas que logran evitar el evento doloroso tiene más probabilidad de repetirse frente a la misma situación debido a que ha sido reforzada negativamente.

DIFERENCIAS ENTRE REFORZAMIENTO Y REFORZADOR

Comprender esta diferencia es muy importante. Reforzamiento es el mecanismo de aprendizaje asociativo por el cual el gato incrementa las probabilidades de emisión de un determinado comportamiento, mientras que el reforzador (positivo o negativo) es el estímulo consecuente que refuerza la conducta emitida.


A los estímulos apetitivos que adquieren la función de reforzador se los denomina: reforzadores positivos, mientras que a los estímulos aversivos que adquieren la función de reforzador se los denomina: reforzadores negativos.


RESUMEN

  • La definición de reforzamiento positivo sería: Mecanismo de aprendizaje asociativo por el cual las probabilidades de emisión de un determinado comportamiento se incrementan debido a una contingencia positiva con un reforzador positivo.

  • La definición de reforzamiento negativo sería: Mecanismo de aprendizaje asociativo por el cual las probabilidades de emisión de un determinado comportamiento se incrementan debido a una contingencia negativa con un reforzador negativo.

¡Por supuesto que esto no es todo! Nos estaría faltando hablar de la extinción operante, es decir, lo que ocurre cuando un comportamiento no va seguido de ningún tipo de reforzador; de los estímulos que probabilizan la aparición de un reforzador (estímulos discriminativos); de los programas de reforzamiento y como estos afectan las conductas de diferentes maneras; de la forma de seleccionar y entregar los reforzadores durante el entrenamiento de un gato y de las variables que afectan la efectividad de los reforzadores (operaciones de establecimiento). Pero todos esos temas los dejaremos para futuras entregas.

...

396 visualizaciones